INTRODUCCIÓN

OPEN GALLERY
6 junio, 2018

Lo primero es lo primero, y para empezar siempre hay que hacer una pequeña introducción. Desde Quartier Bilbao nos hemos animado a llevar a cabo un blog en el que ir contando curiosidades de la ciudad y aprovechar también para hacer todo tipo de recomendaciones.

Nos encontramos en pleno Casco Viejo de Bilbao, por lo que hemos considerado adecuado enfocar nuestra primera entrada en hablar de la historia de este y de las calles más características que lo componen.

En los inicios Bilbao constaba únicamente de 3 calles: Somera, Artecalle (también conocida en euskera como Artekale y donde se encuentra nuestro hostel) y Tendería.

En el siglo XV se pasó de tener 3 calles a 7. Las nuevas calles serían: Belosticalle, Carnicería, Barrencalle y Barrencalle Barrena. El Casco Viejo ha ido creciendo durante todos estos años, pero eso no ha sido motivo para dejar de utilizar el término siete calles.

Debido a la muralla que rodeó Bilbao hasta el año 1483, hoy en día aun es posible ver algún vestigio de lo que en su momento fue un Bilbao Medieval.

 

Calle Artekale

Artekale, tiene como significado “calle del medio”, y fue en efecto la calle del medio en la época en la que solo había tres. En su momento la calle estaba repleta de zapateros, carpinteros y otro tipo de artesanos.

Al principio de la calle se puede seguir viendo hoy en día una figura de la Santísima Trinidad con un farol. Cuenta la leyenda que Dionisia de Onzoña se encargaba de encender el farol todas las noches hasta el 1875, año en el que falleció de viruela.

Con su muerte también se acabó la luz del farol, puesto que nadie se encargó de encenderlo nunca más.

 

Calle Somera

Es la calle más antigua de Bilbao y su nombre significa “la de arriba”. Es raro ver esta calle vacía, puesto que en ella se congregan una gran cantidad de bares para comer los típicos pintxos y para beber algo. Además los jueves son conocidos por el pintxo-pote, con el que se puede tomar cervezas y pintxos por un euro.

 

Calle Ronda

Precisamente en esta calle es donde todavía se pueden ver algunos de los restos de la muralla que rodeaba Bilbao. Como dato curioso cabe destacar que es la calle más sombría del Casco Viejo y también en la que nació Miguel de Unamuno.

El nombre le viene dado puesto que era por la calle por la que realizaban el recorrido los militares que tenían el turno de noche y por la que, obviamente, hacían la “ronda”.

 

Calle Tendería

En su momento Calle Tendería era donde se concentraba la mayor cantidad de tiendas de la Villa, y esto tenía un motivo: esta calle era la conexión entre el puerto y la catedral de Santiago. También era punto de hospedaje de muchos reyes que vinieron a jurar las cortes con los Reyes Católicos.

 

Calle Barrenkale Barrena

Su traducción del euskera viene a ser el siguiente: la calle más inferior que la anterior (haciendo referencia a Calle Barrencalle).

Decidimos mencionarla puesto que fue una de las calles del Casco Viejo más afectadas por las inundaciones del río Nervión de 1983. Para que podáis haceros una idea de la magnitud de tales inundaciones, la calle tuvo que ser reconstruida por completo.

En su día calle en la que se concentraban anguleras y rederos, es hoy en día un lugar donde se puede encontrar una gran concentración de bares y restaurantes.

 

Calle Pelota

La Calle Pelota no forma parte de las Siete Calles, porque aquí, como en la calle Ronda, se ubicaba la muralla que cerraba la villa en época medieval. Los antiguos habitantes de Bilbao hicieron de los restos de la fortificación un frontón donde practicar su deporte favorito: la pelota mano y por eso la calle lleva este nombre.

  • UNA ESTRELLA MARCA EL LUGAR

Este curioso símbolo está en la calle Santa María, y sirve para marcar el único punto del Casco Viejo desde el que puede apreciarse la Iglesia de Begoña, tan importante e

n la cultura bilbaína. Pruébalo, ¡seguro que no encuentras otro punto!

 

CALLE JARDINES

Se dice, se comenta (aunque tampoco es algo 100% seguro) que la vivienda más antigua de todo Bilbao está en la calle Jardines, esquina con Bidebarrieta. Se trata de un edificio con un característico color rosa que no pasa desapercibido fácilmente. No sabemos de qué año es pero Bilbao se fundó en el año 1300… ¡Para que luego te quejes de que tu edificio antiguo no tiene ascensor o que cada dos por tres necesita obras!

 

La Plaza que no se llamaba Plaza Nueva

Fue inaugurada en 1851, tras un proceso de construcción muy complejo que duró sesenta y cinco años.

La plaza siempre ha sido conocida con el mismo nombre desde su inauguración, para distinguirla de la Plaza de El Mercado o Plaza Vieja, salvo durante el franquismo. De hecho en el año 1939 se cambió su nombre por el de Plaza de los Mártires, aunque tal denominación tuvo poco éxito entre los bilbainos, que continuaron empleando el nombre tradicional. En el año 1982 vuelve a tomar su nombre original.

Hoy en día la Plaza Nueva es un lugar de encuentro, ideal para tomar algo sentado en la terraza de un bar, sobre todo en verano. Especialmente los domingos la plaza cobra muchísima vida gracias al mercado que se lleva organizando desde hace mucho tiempo.

 

Esperamos que os haya entrado ganas de visitar Bilbao y su Casco Viejo y quizás de paso por Quartier Bilbao 😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X

Llegada:

Salida:

Seleccione fecha para comprobar la disponibilidad